Nuestras corrientes pedagógicas

Conocé cuales son nuestras corrientes pedagógicas de enseñanza.

La pedagogía sistémica es una nueva forma de mirar que implica cambios profundos en nuestra forma de pensar la educación y en nuestras actitudes hacia todos aquellos que intervienen en el acto educativo: familias, alumnos, docentes, etc.

Este enfoque pedagógico trata de crear las condiciones idóneas para que la escuela sea un espacio orientado hacia el aprendizaje de la vida y para que las nuevas generaciones puedan hacer algo útil con el legado que les ha sido transmitido por sus padres. (La Pedagogía Sistémica Fundamentos y Práctica p.17)

 

La pedagogía biocéntrica Esta perspectiva, se enfoca en potenciar las capacidades de las personas para desarrollar su parte sana; apunta al desarrollo expresivo y la creatividad; impulsa a la persona a recobrar su poder personal buscando la superación de sus dificultades y autonomía en sus decisiones.

En síntesis, estimula a que las personas reconozcan sus necesidades y se conecten con sus deseos. La Educación Biocéntrica se sustenta en el principio biocéntrico; propone el aprendizaje de nuevas formas de convivencia no competitivas, sino empáticas y considera que la formación intelectual si bien es importante, pierde su sentido, conduce a la violencia y enfermedad si no se realiza en integración afectiva con el orden natural de la vida.

Esto implica necesariamente el reconocimiento de ser parte de un orden mayor que incluye a la naturaleza, la ecología y la biología.

 

La pedagogía Waldorf sostiene que ésta no debe ser ciencia, sino ha de ser arte. Lo artístico se saborea siempre, no sólo en el primer momento, lleva en sí la potencia, no de producirle al hombre un estímulo único, sino de deleitarlo de nuevo, constantemente.

De ahí que efectivamente, nuestros designios en clase se unan estrechamente al elemento artístico. (Fundamentos de la Educación Waldorf – El Estudio del Hombre como Base de la Pedagogía p.82)

 

La pedagogía de Paulo Freire En el libro “Hacia una pedagogía de la pregunta” de Paulo Freire debemos destacar puntos importantes sobre la enseñanza-aprendizaje. Uno de ellos, es la importancia que demos darle a la curiosidad del estudiante. Las inquietudes, las dudas, la curiosidad de los estudiantes, deben ser tomadas por el profesor como desafíos hacia el.

En verdad, la reflexión sobre todo esto es iluminadora y enriquecedora tanto para el profesor como para los alumnos. La curiosidad del estudiante, a veces, puede conmover la certeza del profesor.

Por esto que, al limitar la curiosidad del alumno, el profesor autoritario está limitando también la suya. Muchas veces, por otro lado, la pregunta que el alumno hace sobre el tema, cuando es libre para hacerla, puede brindarle al profesor un ángulo distinto, el cual le será posible profundizar más tarde en una reflexión más crítica. (Hacia una Pedagogía de la Pregunta – Conversaciones con Antonio Faundez – Paulo Freire p.2)

 

La pedagogía Montessori “El niño constructor del hombre” es así como debe ser considerado según María Montessori, y al mismo tiempo haciendo un llamado a padres, madres, profesores, profesoras, adultos en general, a considerarlo de esta forma, llamándolos a dejar de lado su rol sobre protector donde en vez de vestirlos, se les enseñe a vestirse, en vez de darles la comida, se les ayude a saber cómo tomar una cuchara, “cuando éstos se convenzan de que no son los constructores, sino simplemente los colaboradores de la construcción, podrán cumplir mejor su propio deber y ayudarán al niño con más amplia visión” .

En la educación Montessori niños y niñas eligen lo que quieren aprender, y esto debe ser así porque de esta manera se satisfacen sus necesidades de aprender, para ello se les entregan los materiales necesarios para despertar el interés en ellos y ellas, sin obligarles a aprender cierto contenido preestablecido, ya que todo el material que se encuentra dentro de una aula Montessori es netamente educativo y acorde a sus etapas de desarrollo.

Es aquí donde se les otorga su independencia considerando que de igual manera existen ciertos parámetros que deben respetar, como el trabajo de sus compañeros, el respeto por los mismos, el cuidado de su material, etc.

El o la maestra entonces será más que un profesor, un guiador de este proceso, eliminando la figura de autoridad pero sin desmerecer el valor de su gran labor ya que según el rol que el o ella cumplan dependerá el futuro de los niños y niñas; he aquí su gran importancia.

 

El BUEN VIVIR y la EDUCACIÓN se articulan. El derecho a la educación es un componente esencial del BUEN VIVIR y que el proceso educativo debe preparar a los futuros ciudadanos para una sociedad democrática, equitativa, inclusiva, pacífica, promotora de la interculturalidad, tolerante con la diversidad y respetuosa de la naturaleza.

El SUMAK KAWSAY o BUEN VIVIR es un concepto ancestral de los pueblos nativos del ABYA YALA, específicamente del territorio subcontinental que conocemos como AMÉRICA DEL SUR… representa un modelo de vida distinto al que se ha propugnado desde la tradición hegemónica occidental.

Además, es una política que atraviesa todas las esferas sociales, políticas, económicas, culturales, sociales que busca el desarrollo pleno, armónico y en igualdad de condiciones